Cápsula: junio 2017


¡Buenas!

Ya estoy por aquí con mi cápsula de junio. Y sigo creyendo que he hecho bien en hacer las cápsulas de primavera mensuales, en vez de unirlas en una para los tres meses, porque ¡madre mía! ¡qué loco está el tiempo!

Que si ola de calor, que si de repente fresquete...!! Menudo lío. Y aún así he conseguido reducir la cápsula a veinte prendas. Honestamente, esos cinco huecos los quería haber rellenado con alguna prenda versátil y fresquera para ir a trabajar, pero que me sirviera para tomarme mis cañitas a la salida ;)

Como os había comentado en mi anterior cápsula, ahora soy más consciente de la cantidad de tiempo que uso a vestir para una función u otra. Y esto es lo que me ha ayudado a reducir mucho mucho mi cápsula. Además, aunque no tuve en cuenta el modelito para la boda que tuvimos a mediados de mes, sí que tuve en cuenta lo que me iba a poner para la preboda: un vestido camillero largo que me hice para estas navidades, y mi biker rosa de segunda mano que conseguí el año pasado para otra boda. Y entran dentro de las veinte prendas de la cápsula. El resto es ropa neutra y básica para el trabajo, mis básico para salir en verano como mi vestido de crochet o mi camisa de flores. Y algo veraniego para ir a planes de pisci o barbacoas, como mi vestido mostaza o mis shorts vaqueros.

La etiqueta: el verdadero "made in Spain"


¡Buenas!

Seguimos con el tema del etiquetado. Ya habíamos visto los tipos de etiquetas y la información que sí que es obligatoria y la que no lo es en el anterior post

Una de los requisitos que no es obligatorio es la procedencia de la prenda, es decir, dónde se ha fabricado. 

La Unión Europea no regula el etiquetado por lo que no se responsabiliza de la veracidad de las etiquetas “made in Spain”.

Lo que sí existe es el marcado CE. Un certificado que nos suena mucho porque se ve en muchísimos productos de alimentación o de tecnología, por ejemplo.

El marcado CE viene del francés “Conformité Européenne” y se creó a raíz de la unión de los países en el Mercado único Europeo con el fin de regular los requisitos fundamentales de los productos comercializados para que cumpliesen con una serie de normas que evitasen riesgos para las personas, los animales y el medio ambiente.

Cápsula: mayo 2017


¡Buenas!

Acaba mayo y acaba mi segunda cápsula mensual. Como os conté en el post de mi primera cápsula, he empezado con este concepto de forma mensual para que me fuera más fácil acertar y adaptar mi armario a mis necesidades. Me lo estoy pasando tan bien, que he decidido compartir algunos de mis looks favoritos con vosotros.

En mayo ha hecho un tiempo muy distinto a abril. Hemos tenido días muy buenos en Madrid y poca lluvia. Sin embargo creo que esta cápsula ha estado más desaprovechada que la de abril, en la que utilicé prácticamente las 25 prendas seleccionadas más o menos equitativamente.

En este caso muchas prendas ni las he tocado, bien porque eran demasiado abrigadas o bien porque no he tenido tiempo de ponérmelas.


La etiqueta


¡Buenas!

Hoy empiezo a abordar el tema de la etiqueta en la ropa. Es un tema muy amplio para un detalle tan pequeño que muchas veces pasa desapercibido. Y, sin embargo, da mucho de sí. Me interesa mucho conocer vuestra opinión y lo que sabéis sobre las etiquetas de lo que compráis.

Quiero empezar con una pequeña introducción y con una reflexión para discutir (pacíficamente, siempre ;))

Toda la información relativa a nuestra prenda la podemos encontrar en las etiquetas que lleva. Por lo general encontramos dos tipos de etiquetas, las etiquetas de tela y las etiquetas de cartón.